Loading...

martes, 7 de octubre de 2008

Este parque es una ruina


Si nuestro Campoamor levantara la cabeza, seguro que pediria que le cambien la estatua que tiene en el centrico parque actual, porque la verdad que no se como reaccionaria a tal destrozo que se esta haciendo delante de sus narices. Me refiero a las obras del saneamiento de Navia, que hace poco reanudaron y estan pasando a pocos metros del monumento al poeta naviego. Y yo me pregunto: si realmente es necesario este saneamiento, porque no se hacen las gestiones oportunas para que todo el sistema de tuberias, colectores y demas mecanismos, puedan pasar por la ria de Navia, sin tener que ocasionar los innecesarios atascos y trastornos que nos ocasionan este tipo de obras, sobre todo cuando se trata de excavadoras, picos, palas, y demas maquinaria que hace el ruido necesario para que la gente este mosqueada.

Veo, noche tras noche cuando me asomo por la ventana mientras hablo por telefono, veo como la oscuridad se hace dueña en el parque, y la invasion de los arboles en lugares que no son los suyos, se hace visible. Observo impotentemente como fuertes cuerdas sujetan a estos arboles a bancos y mobiliario que no se le ve la necesidad de levantar. Solo hace falta que a Campoamor, le quiten su lugar presidencial en la zona y lo manden a otro sitio. La verdad que prefiero eso, aunque sea de forma temporal, porque sinceramente estos trabajos pueden ocasionar daños al monumento del poeta y acabar con algo tan importante para los naviegos. Ahora, si el Madrid, Barcelona o Sporting de Gijon consiguen algun logro, sus aficionados no podran ir al monumento a ponerle a Campoamor sus bufandas, banderas y algun que otro calzoncillo, como ya tengo visto en alguna ocasion. Pero eso no es lo que impera en este momento, no importa si realmente la gente debe o no hacer este tipo de actos cuando se ven inundados por la euforia futbolera, sino las obras que tantos quebraderos de cabeza nos traen. Y hay algo que me llama la atencion, pedimos mejoras, pero cuando se realizan, somos los primeros en protestar, todos queremos que nuestra Villa mejore, o que se vean incrementadas nuestras posibilidades y que los gobernantes nos escuchen y hagan caso, pero lo que parece que no estamos dispuestos a aceptar es cuando las obras empiezan y con ellas los ruidos y demas. Como dice Jorge Jardon en su columna de hoy, el parque de Navia ahora es mas bien un escenario de una pelicula de terror, o de algun acto vandalico que un lugar donde se van a hacer mejoras, porque esperemos que despues de las obras actuales, el parque se vea enaltecido con fuentes, surtidores, juegos para niños, no solo sea un mero lugar para estar sentado o ver como la gente va a las cabinas a hablar por telefono a determinadas horas del dia o de la noche.


Bernardo Martínez García